Los semáforos



Semáforo doble en la Plaza Mayor de Lima

"Esa chica de azul que espera enfrente en
el semáforo, ¿quién será?,¿de dónde vendrá?,
 ¿adónde irá con el bolso en bandolera?"
Manuel Vincent

El instante suspendido de lo que dura el color rojo de un semáforo para peatones ---en medio de ese inexorable tiempo de las grandes urbes--- puede ser el marco a una extraña reminiscencia, a un dubitativo recuerdo de alguien que acaso se creyera haber conocido en otra vida, a una fugaz ternura, e incluso exagerando, a un amor a primera vista. Todo a condición de soñar, de darse el lujo de jugar a evadir la realidad por unos segundos. Segundos que entonces se convierten en un bálsamo temporal, en una festina lente de ese apresurado devenir del hombre contemporáneo.  ¿Qué sería de tantos peatones apremiados en Berlín, Bonn, París, Milán, Viena, o peor aun, en Nueva York, en Tokio?, para quienes los semáforos pudieran ser la única forma de hacer un alto en su diario trajín, como quien se mira ante un espejo, contemplando a otros de su especie con las mismas prisas, aunque debido a distintas causas, detenidos enfrente.
[...]


Ver texto completo, publicado en mi columna URBES TEXTUALES:
OTROLUNES - Revista Hispanoamericana de Cultura nr. 50, marzo 2019, año 13. 
-->

Matiné poética en Berlín




Como cierre al XXII Congreso de la Asociación Alemana de Hispanistas, celebrado en Berlín, se llevó a cabo el domingo 31 de marzo a las 10:30 de la mañana un desayuno poético que tuvo como invitados a cuatro poetas hispanoamericanos: el argentino Carlos Ríos, de paso ocho días por la capital alemana; los residentes en dicha ciudad: Martha Gantier Balderrama (La Paz, Bolivia), Valentina Ramona de Jesús (Medellín, Colombia) y Juan Diego Otero (Bucaramanga, Colombia). El agradable encuentro se abrió paso con la ponencia de la profesora Mariana Simoni (especialista en Literaturas y Culturas de América Latina y Literatura Brasileña), para dar lugar después al moderador Douglas Pompeu, quien presentó e invitó a los poetas a leer fragmentos de sus obras, y en ameno diálogo logró que expresaran sus ideas, emociones y sentimientos respecto a lo que significa el escribir de lejos, viviendo en Berlín, así como sobre los límites de la poesía más allá de las fronteras y distancias.