Los cementerios

"Hacia mis quince años conocí a un grupo de chicos que se reunían en la Plaza de la Constitución. Su vestimenta los destacaba del resto de los habitantes de la ciudad: usaban ropa oscura y desgastada con motivos de calaveras, zapatos industriales, chaquetas de cuero negro. A primera vista yo no tenía nada que ver con esa gente, excepto que su lugar predilecto para reunirse era el Panteón San Miguel. Aproveché la primera oportunidad que tuve para demostrar que conocía todos su recovecos. La afición de estos chicos por lo fúnebre me hacía pensar en mis autores más queridos. Empecé a hablarles de ellos, a contarles historias de apariciones y fantasmas, y terminé por convertirme en una integrante más del grupo. Fueron ellos quienes me iniciaron en Tim Burton, en Philip K. Dick cuyas novelas adoré desde el principio, y en otros autores como Lobsang Rampa que nunca acabaron de gustarme."

Después del invierno, Guadalupe Nettel  

A una pareja de peruanos, que vivía aquí en Múnich ya un par de años, les pasó algo inaudito. Resulta que una vez vieron un alma en pena, vestida de blanco, en el cementerio Westfriedhof. Fue una noche en la que regresaban a pie de una reunión, algo bebidos. Cuando casi daban las doce en punto y teniendo de manera ineludible que bordear aquel camposanto para llegar a casa, se vieron alumbrados por un brevísimo resplandor que salía desde dentro del parque de tumbas, aseguraban. Ellos creyeron ver en aquel detalle una señal de sus seres queridos ya fallecidos. No sé por qué, pero mientras me contaban aquella anécdota se me iba metiendo el miedo en el cuerpo. Pienso que no tanto por la fantasía que tenía desarrollada en mi imaginación tras haber leído tantas historias de terror que suceden en cementerios, sino porque la complicidad de ser compatriotas míos le daba crédito a aquel episodio, que en boca de algún muniquense me hubiera sonado absurdo, falto de esa superstición ancestral tan típica de las historias de aparecidos contadas allá en mi adolescencia entre broma y broma con los amigos del barrio, sobre todo en la víspera del día de los muertos, más conocida ahora como halloween, con las luces apagadas y un par de velas encendidas...


Seguir leyendo aquí:

OTROLUNES - Revista Hispanoamericana de Cultura Nr.61 (Año 15) noviembre 2021




AGENDA: Iberoamerikanisches Kulturfestival CINCO SENTIDOS

21º Festival Cultural Iberoamericano CINCO SENTIDOS

Jena, del 6 al 28 de noviembre 2021


Noche literaria 

Lectura de Ofelia Huamanchumo de la Cuba,

en diálogo con Raúl Behr Vargas.


Lugar: Internationales Centrum Jena Haus auf der Mauer (Johannisplatz 26, 07743 Jena)

Día y hora: Viernes, 19 de noviembre a las 19:00  horas.

Organizadores: Iberoamerika, e.V. y el Internationales Centrum Jena «Haus auf der Mauer» de la Friedrich-Schiller Universität Jena.


Iberoamerika e.V. //CINCO SENTIDOS-Jena 2021

Fuente de las imágenes: CINCO SENTIDOS facebook

Sin raíces (INSILIO POÉTICO)

I
Los poetas extranjeros no son castaños
no echan raíces
a lo mucho crecen en macetas
que puedes mover de ventana a balcón
y de balcón a terraza.
Un avocado, una higuera,
una papaya, una yuca.
 
Desenraizado voy
sin lengua y sin paisaje,
sentado en una banca de Mangfallplatz
que ahora es mía y es de Ahmed y de Yusuf
y de Rui y de Ibrahima.
Todos con el sol en la piel 
y arenas en las chancletas
y las bocas con resabio a sal
y las manos arrugadas, libradas por azar
de ser manotazos de ahogado.
Disfruten el bosque, lo verde, el cielo bávaro,
exigen los lugareños.
Tengo orejas pero no oigo nada:
me alzo en vilo con el airecito de las tardes
me dejo llevar cual hoja seca
como me rendí a las corrientes marinas.
.........
De: Sin raíces (München, Okt 2015).
En: INSILIO POÉTICO (Autodestierro, 2001 - 2021). 
München: Epubli, 2021 (=Serie POESíA, 4); pp. 37-39.


..............