Rescatando palabras viejas










"No amaré según las viejas
palabras de los libros
[...] me iré con el viento
y seré un pedacito
del aire nuevo
que viene y va
y no dice
ámame con tus muertas
palabras aprendidas.
          Wáshington Delgado


Los poemas reunidos en Viejas palabras son de los pocos que escribí, y apenas publiqué, en mi ciudad natal, Lima, hacia la década de los noventa del siglo pasado. Suena lejos, y por lo tanto, tal vez a escritos desfasados; sin embargo, en lo personal estos poemas mantienen una carga nostálgica e histórica que todavía me traen con su lectura, y que logro contagiar a algunos oyentes, cuando incluso el día de hoy recito alguno comentando los contextos de sus orígenes; de ahí que haya salido yo ahora a su rescate editorial. Pero hay que decir que en el momento de su creación estos poemas nunca fueron presentados en recitales —al contrario de lo que muchos autores jóvenes hacían en esa época en mi ciudad—, sino que únicamente con el tiempo se me fueron escapando hacia afuera y provocando la recepción acalorada de amigos y editores de revistas y paskines.
Durante mis estudios en la especialidad de Literatura de la PUCP me atreví a presentar los poemas del conjunto Nonada familiar en el Taller de Poesía que dirigía mi profesor —y mucho después, entrañable amigo Wáshington Delgado, para sorpresa suya y de los otros participantes. Lo cierto es que para mí esos poemas habían sido en realidad versos pesimistas y tristes, que en nada alcanzaban los de temática familiar —como de César Vallejo y Abraham Valdelomar, por ejemplo, que en mi niñez había recitado de memoria y que desde hacía varios años había estado intentando seguir. Muy por el contrario, los Poemas sueltos de la calle nacieron de la observación de la realidad que me rodeaba en esos años nefastos en que el centro histórico de Lima vivió abandonado a su suerte, habitado por vendedores ambulantes, carteristas, prostitutas y niños pirañas por doquier, con el trasfondo de atentados terroristas y apagones a diario. Del conjunto Mortecinas, solo se publicó el poema Desde mi muerte en la legendaria revista La Tortuga Ecuestre que hasta la actualidad es un valioso registro de poesía de autores peruanos. Se trataba de versos nacidos de un intento por imaginarme lo que podían sentir las personas cercanas a la muerte, o desde ella, o que la añoraban, y que no habían sido felices en vida. Un par de años después, los poemas de Fabiola fueron escritos a mi regreso de Europa, como resultado de una reacción ante el machismo de algunos poetas contemporáneos, varones y mujeres de mi ciudad, a los que había ido conociendo y leyendo en esos años. Por último, Amorosas son poemas que formaron parte de una docena de sentencias de amor, que escribí para convencerme de que el consejo del gran Rainer Maria Rilke a quien había leído casi a diario durante el año de mi estancia en Alemania, en 1995 era acertado: no había que comenzar escribiendo poemas de amor.
            Con la presente publicación quiero así dejar testimonio de mi quehacer lírico hasta antes de instalarme en Múnich de forma definitiva, hacia marzo de 2001, y con esto espero cerrar una etapa de viejas palabras en mi poesía. Deseo, no obstante, abrir otra, donde yo vaya libre con el viento como sugiere el epígrafe aquí al encuentro de renovados aires con nuevas musas para mis versos. 
--------------------------
Ofelia Huamanchumo de la Cuba
VIEJAS PALABRAS. Poesía rescatada (Lima, 1990 - 2000).
(Berlín: Epubli, 2015)
ISBN: 978-3-7375-6878-4
                    
--------------------------
Otros enlaces a VIEJAS PALABRAS:

Revista VALLEJO & CO.

Revista LETRAS-S5